La multimodalidad en el aprendizaje: el uso del vídeo en el aula.


Ben Goldstein.

Profesor de ingles, autor de libros de texto y formador de profesores de Español. Autor de libros dedicados a la formación de profesores, trabaja como profesor en MATESOL, el programa de la New School de Nueva York así como en el curso que la Universidad de La Rioja desarrolla junto con el Instituto Cervantes, dedicado a la imagen y la afectividad en el proceso de enseñanza aprendizaje. Como conferenciante, es un consultor y asesor pedagógico con una amplia trayectoria internacional.

BenG11.jpg

El vídeo como herramienta de aprendizaje.

Durante más de cincuenta años, los profesores de idiomas han estado usado el vídeo dentro del aula. Piensa en las clases que has tenido a lo largo de los años. ¿Te acuerdas de cómo se utilizaba? Según tu experiencia, ¿piensas que se aprovechaba este medio en el aprendizaje de lenguas?

A principios de los noventa, el vídeo se veía como una recompensa para los alumnos, una actividad para el tiempo libre, probablemente, debido a su asociación con la televisión y la idea de la visión pasiva. Por lo general, se mostraban los vídeos un viernes por la tarde, después de pasar toda la semana estudiando algo serio, como la gramática. En aquellos días, el vídeo podía consistir en una hora o más de una película popular, no hacía falta diseñar una tarea sobre la película. Los alumnos disfrutaban de la experiencia de ver la tele y nada más, porque el vídeo no estaba integrado en el resto de las actividades que se hacían. En términos generales, el vídeo fue muy mal aprovechado como recurso didáctico. Al comparar esto con lo que estamos viviendo hoy en día, de repente, observamos que el vídeo está en todas partes. No es un mero elemento de ocio, sino que forma parte de la información que recibimos y el modo en que nos comunicamos entre nosotros. Por ejemplo, ¿cuántos vídeos has visto o has hecho esta semana  y en qué dispositivos? ¿Qué tipo de vídeos eran? ¿Profesionales o amateur? ¿Cuánta información que antes sólo se proyectaba en el texto o en una imagen fija, ahora se ve en formato de vídeo?

Los periódicos en línea son buenos ejemplos de esta última tendencia. Lo primero que se ve, cuando nos conectamos a la página de El País, es un vídeo de unos 3 minutos, que suele hacer un resumen de una noticia. Así que, después de tener un papel periférico en nuestras vidas, el vídeo se ha convertido en la fuente principal de contenido. Y pronto se convertirá en la manera más cómoda de transmitir la información.

El vídeo creado por el alumno se puede considerar un foco central del aula, tanto como el material introducido por el profesor, la editorial o la institución. El alumno ya no recibe el input de forma pasiva, sino que se puede considerar un diseñador activo de su propio contenido. Esto se refleja precisamente en plataformas como Youtube, donde el culto al autor es más que evidente.

En la era digital, la gente se comunica a través de la imagen, cuentas sus vidas a través de las redes sociales mediante la imagen y el vídeo, hay que entender que los actuales alumnos son de esta manera: son consumidores y creadores voraces de vídeos. Así, tenemos que cambiar la forma de utilizar la imagen en movimiento. ¿Qué vídeos os gustaría  ver en un aula de lenguas y cómo se compararían?

Funciones del vídeo.

Si echamos un vistazo al uso del vídeo hace unos años, se explotaba para enfocarnos en el lenguaje. En este caso, se trataba el vídeo como si fuera un audio, con poca atención a los estímulos visuales. Una escena podría incluir un diálogo, que actuaría como un modelo para el alumno, de la misma manera que una conversación lo hace en formato audio. Sin embargo, una secuencia podría ser explotada sin sonido para dar pistas visuales, a fin de obtener y practicar los elementos específicos del lenguaje.

La segunda función del vídeo, y la más usada actualmente, es para la práctica de destrezas, es decir, el uso del vídeo para practicar las habilidades auditivas y lectivas, y como modelo para hablar, y, en menor medida, la escritura. Dentro de este grupo está el uso clásico del vídeo para la comprensión auditiva. Esto implica la práctica de microdestrezas, como escuchar para obtener información genérica o específica; especular sobre el contenido visual, así como la predicción e hipótesis. En cuanto a hablar, los estudiantes podrían debatir un tema o hacer un juego de rol como complemento de lenguaje funcional encontrado en el libro correspondiente. Tareas que proporcionan la práctica de destrezas, pueden incluir la lectura y reproducción de subtítulos, intertítulos u otros elementos textuales en un vídeo.

Mirando hacia el futuro, una nueva e interesante manera de usar el vídeo sería como un estímulo, entendido de dos formas: un estímulo para centrarnos puramente en el contenido visual y usar el vídeo de catalizador para otras actividades. Por ejemplo, en el primer caso, ya no hace falta usar el vídeo con texto, diálogo o monólogo. Los alumnos podrían fijarse únicamente en las imágenes, secuenciarlas, indicar las que ha visto y las que no, hacer un test de memoria visual, etc. Alternativamente, el vídeo podría ser parte de una secuencia de tareas más largas que implica, primero, la comprensión, y un tipo de respuesta más activa. Ver el vídeo como estímulo proporciona a los alumnos un papel mucho más interactivo y conduce lógicamente a la creación de su propio trabajo, como la composición de un diálogo, una narración, una interpretación, una banda sonora, o su propia secuencia de vídeo.

Por último, la cuarta y más actual función del vídeo: como fuente de información. Aquí, lo lingüístico es menos importante que el input en sí. Se puede explotar como webinar, tutorial, o en un aula virtual. Piensa en todos los profesores que hay en Youtube. El vídeo ha sido fundamental en el cambio de conceptos de espacios en las aulas ( por ejemplo, el mooc es un espacio virtual de aprendizaje basado en el vídeo). En la clase invertida o flipped classroom, el vídeo forma la base del contenido, para que los alumnos accedan al recurso en línea desde casa. Mientras que el espacio físico del aula se dedica a la discusión, negociación e intercambio de ideas. Este cambio de paradigma altera el papel del profesor y del alumno. El profesor ya no es el sabio, sino el que facilita, es un guía, la relación es más equilibrada.

El tipo de instrucciones es también distinta. Se enfoca en actividades que requieren un esfuerzo cognitivo mayor, con tareas pensadas, por ejemplo, en el pensamiento crítico o en la conciencia intercultural, que va más allá de lo puramente descriptivo.

La selección de vídeos. 

Después de analizar la función del vídeo, nos vamos a centrar en la tarea de seleccionar vídeos, que es bastante complicado. Hemos visto que el vídeo forma una parte clave en la experiencia y en las vidas del profesor y los alumnos. Pero realmente estamos saturados. Hay tanta información en formato vídeo… ¿cómo lo elegimos?, ¿cómo filtramos lo bueno de lo malo, lo útil de lo inútil? Para conectar el contenido con la experiencia, hay que escuchar a los alumnos, intentar averiguar qué están viendo, y crear así materiales basados en este tipo de contenido. Por ejemplo, con un grupo de adolescentes adictos a la red, los llamados screenages, sería importante preguntarles cuáles son sus canales favoritos de Youtube, los vídeos musicales más actuales, los nuevos géneros que más les gustan o sus vídeobloguers preferidos. Una vez que se haya establecido esto, sería interesante estudiar cómo se ven estos vídeos online, cómo interactúan con ellos. Una idea es examinar los comentarios que dejan los usuarios, cómo se crean estos debates espontáneos, entre personas desconocidas y hacer que los alumnos participen en estos debates. Luego, los propios alumnos pueden crear sus narrativas como propuestas, como si fueran videoblogueros estrella de Youtube.

La cuestión de los géneros es interesante, porque ahora se solapan, no sólo lo profesional o amateur, sino la cultura y el máketing. Internet se ha convertido en el medio más multimodal, en el cual el consumo y la producción están relacionados entre sí.

Se estima que, para el año 2017, el vídeo ocupará el 70% del tráfico de los consumidores de Internet. El tráfico de vídeo a la carta es masivo. Pero estos vídeos no son sólo películas o programas informativos que se ven en plataformas como Netflix, sino también son anuncios (cada empresa tiene su propio canal en Youtube). Está claro que el vídeo del futuro, de la comercialización de contenidos, y anuncios, crean mucho debate en la red. Por ejemplo, el anuncio que Coca-Cola transmitió durante la Superball el año pasado se basó en el himno “America the beautiful”, no cantado en inglés, como se esperaba, sino en otros idiomas y con unos protagonistas que transmitían la diversidad étnica del país. Un clip como éste, puede ofrecer múltiples posibilidades como estímulo y recurso: leer los comentarios en la red, debatir los temas que surgen… ¿Cuáles eran los motivos reales de la empresa?, o, ¿cómo sería un anuncio de este tipo en su cultura?, ¿tendría el mismo impacto como ocurrió en los EEUU?

Internet no sólo sirve como una manera de transmitir estos formatos conocidos como un nuevo mecanismo de entrega para los viejos medios. Una nueva forma narrativa multimodal está emergiendo: the deep culture. Internet es el primer medio que puede actuar como todos los medios de comunicación en conjunto. No es líneal. Es puramente participativa, y, a menudo, estimula el juego. Está diseñado para ser inmersivo. Como hemos dicho, el vídeo está en el centro de esta nueva forma de comunicarse y de transmitir la información. Forma una parte esencial de cómo experimentamos el mundo cada día. Si indagamos como nuestros alumnos hacen fuera del aula, seguramente, les sorprenderemos gratamente y sacaremos mucho provecho.

Bibliografía.

9781107634640cover-photo-imagenes-edinumen

Hangout PDP14 Módulo 2.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s