La enseñanza del lenguaje idiomático


2017-06-06.png

Me llamo Javier Muñoz Basols y hoy vamos a hablar de algunas de las características del lenguaje idiomático en español. En primer lugar, haremos un repaso por algunos de los ejemplos de lenguaje idiomático con el propósito de mostrar cómo operan estas expresiones en el español. Después, analizaremos las principales variables que influyen en su uso. Y por último, presentaremos diferentes pautas que pueden servir a la hora de enseñar el lenguaje idiomático en la lengua.

Si tuviéramos que definir a grandes rasgos qué es el lenguaje lenguaje idiomático, podríamos decir a grandes rasgos que su uso responde a una serie de parámetros lingüísticos y culturales. Estos parámetros son compartidos por una comunidad de hablantes. En tercer lugar, podríamos decir que el lenguaje idiomático, por lo general, posee una estructura morfosintáctica específica. También podríamos decir que el lenguaje idiomático, las expresiones que encontramos dentro de este lenguaje, no se pueden deducir por lo general de manera literal. Y por último, lo que conseguimos con el lenguaje idiomático es añadir mayor expresividad en la lengua. En la tradición anglosajona se dice que el componente idiomático del idioma es la sal y la pimienta de la lengua.

El lenguaje idiomático se manifiesta en la lengua en numerosas situaciones comunicativas y, pese a su cotidianidad, resulta difícil delimitar su campo de actuación. Por ejemplo, podemos encontrarlo en una fórmula rutinaria como buen provecho, en un titular periodístico (La banca cierra el grifo del crédito a las familias), en un eslogan publicitario como “hoteles Meliá, el mar en tus manos” y también lo podemos encontrar en el lenguaje técnico especializado como por ejemplo “las conclusiones del estudio arrojan luz sobre el tratamiento de la diabetes”. Sin embargo, hay que tener en cuenta que para enseñar el lenguaje idiomático es necesario progresar hacia lo que es la innovación didáctica.

2017-06-06 (2).png

La investigación lingüística se ha detenido en analizar el lenguaje de idiomático, desde el punto de vista de diferentes taxonomías, que se han establecido para sistematizar su uso. En diferentes estudios, encontramos nomenclaturas como expresiones fijas, expresiones hechas, modismos, metáforas culturales, expresiones idiomáticas, predicados complejos, unidades fraseológicas, culturemas, etcétera. Si tuviéramos que elegir una nomenclatura general para describir lo que es lenguaje idiomático, podríamos utilizar la nomenclatura de fraseología. Se trata de unidades léxicas simples o pluriverbales que, por lo general, dejan de tener un significado literal para convertirse en figurado o en metafórico. Podemos ilustrar lo que es lenguaje idiomático con dos ejemplos tomados de Mendívi Giró (1999).

  1. Tengo que hacer las maletas antes de las 2.
  2. Le han dicho en el trabajo que haga las maletas.

En el primer ejemplo, hacer las maletas corresponde a prepararlas metiendo ropa, es decir, su significado es literal. En el segundo ejemplo, hacer las maletas tiene un significado metafórico que equivale a marcharse.

Para encontrar una definición de idiomaticidad, a grandes rasgos, podríamos decir que es el conjunto de rasgos lingüísticos con una composición morfosintáctica específica, de rasgos semánticos denotativos y connotativos, pragmáticos y culturales propios de una lengua que son compartidos por el emisor y el receptor y que permiten que la comunicación se lleve a cabo con éxito.

Si comparamos también dos expresiones, veremos cómo opera el lenguaje idiomático en la lengua. Por ejemplo, si alguien dice: ¿Quiere un vaso de agua? Es decir, “¿quiere beber agua?”. Y si decimos que alguien se ahoga en un vaso de agua, lo que estamos diciendo es que se preocupa en exceso por las cosas.

2017-06-06 (1).png

2017-06-06 (3).png

Para entender cómo funciona el lenguaje idiomático, hay que tener en cuenta que este tipo de expresiones son expresiones lexicalizadas institucionalizadas, es decir, que se han constituido en la lengua con un valor semántico específico. Podemos ilustrar cómo funciona el lenguaje idiomático con una imagen. Vemos una ensalada que no tiene ningún tipo de componente más que las hojas de lechuga. Esto podría equivaler al discurso sin lenguaje idiomático. Por el contrario, si vemos la otra imagen, encontramos una ensalada llena de sabores, por lo tanto, llena de matices; es así como se podría describir un discurso en el que aparece el lenguaje idiomático.

Para sistematizar el lenguaje idiomático en una serie de estructuras de la lengua, podríamos representarlo en cuatro categorías:

  1. Las fórmulas rutinarias. Por ejemplo, en Costa Rica, para decir cómo estás o para responder a una pregunta, dicen “pura vida”.
  2. Locuciones. Por ejemplo: Al final, lo pudieron hacer, pero a trancas y barrancas, es decir, con gran dificultad.
  3. Las expresiones idiomáticas como tales. Si alguien dice: Tampoco vamos a tirar la casa por la ventana, es decir, tampoco vamos a derrochar el dinero.
  4. Los refranes o proverbios. Por ejemplo: ¡Zapatero, a tus zapatos! Es decir, ocúpate de tus asuntos.

Otra categoría que se asocia de manera común con el lenguaje idiomático es la categoría de las colocaciones léxicas. Se ubicarían dentro de lo que es la idiomaticidad de la lengua.

Teniendo en cuenta las imágenes, vemos cómo se construye una metáfora representada en la locución que acabamos de ver: a trancas y barrancas. En primer lugar, vemos a la izquierda una tranca que sirve para cerrar una puerta. A la derecha, vemos un barranco, es decir, un precipicio. La locución a trancas y barrancas, que significa “con gran dificultad”, nos muestra como hay una conexión entre el origen etimológico de la expresión, es decir, algo que impide el paso (una tranca), un lugar de difícil acceso, como es un barranco y su uso. Con el ejemplo que tenemos ahí extraído del CREA. Pero también hay que comentar que las expresiones que pertenecen al lenguaje idiomático muchas veces tienen una sonoridad interna, por ejemplo, a trancas y barrancas, es decir, no estamos utilizando el elemento referencial en singular, sino en plural; y, también, el otro, barrancas. Y tenemos otros ejemplos de locuciones que siguen un patrón similar en la lengua como por ejemplo, a diestro y siniestro, con pelos y señales, de buenas a primeras, en un pis pas, ni fu ni fa, ni pies ni revés.

2017-06-06 (4).png

Podemos representar el proceso de adquisición de una secuencia idiomática en la segunda lengua de la siguiente manera:

  • El significado denotativo o literal.
  • El significado connotativo o asociativo.

Todo esto configuraría la secuencia idiomática y habría tres variables:

  • La frecuencia de uso.
  • El registro.
  • La variación diatópica o geográfica.

Vemos en la imagen cómo se constituye una expresión con carácter idiomático como es por si las moscas, es decir, el hablante de L2 percibiría primero el objeto referencial: moscas.

Tenemos otra expresión: Tener mala leche. El hablante de L2 que desconozca el significado real de esta expresión, percibiría el elemento que aparece en la expresión, en este caso, leche.

Para poder realizar todo el recorrido, el aprendiente de español ha tenido que estar familiarizado con este tipo de lenguaje y con estas expresiones, es decir, sabría identificar que “por si las moscas” significa “por si acaso” y “tener mala leche” significa “tener mal carácter”

Un aspecto principal del lenguaje idiomático es que la mayor parte de las estructuras que lo conforman poseen una invariabilidad en su estructura morfosintáctica, por lo tanto, no suelen admitir la intercambiabilidad de elementos que no se hayan lexicalizados. Podemos ilustrar esto con un ejemplo: ponerse rojo como un tomate o como un pimiento, donde aparecería la idiomaticidad propia de la expresión, es decir, equivale a ruborizarse o ponerse rojo como una fresa, como una cereza, como una manzana. Se produciría una ausencia de idiomaticidad. De las cuatro categorías que se han mencionado, los proverbios y refranes son los únicos que admiten de alguna manera acortamientos de la expresión.

2017-06-06 (5).png

Otros ejemplos:

  • Tener mucho dinero. En español se dice: ser un pez gordo. En inglés: to be a fat cat.
  • Ser pan comido. Significa “ser muy fácil”. En inglés: to be a piece of cake.

La traducción literal perdería la idiomaticidad.

Debemos tener en cuenta que este tipo de expresiones tienen, por un lado, la composicionalidad conceptual, que es independiente de la composicionalidad formal.

Tomar el pelo es una expresión que no podríamos cambiar a “tomar un pelo”, “tomar el cabello”, “tomar el flequillo” o “tomar la melena”, sino que tenemos que respetar la configuración morfosintáctica de la estructura lingüística. Lo mismo sucede con el inglés. Cambiáramos el elemento referencial que aparece en la expresión equivalente en inglés.

Variables de la enseñanza del lenguaje idiomático.

FRECUENCIA DE USO.

Tenemos ciertamente diferentes estructuras equivalentes:

  • por supuesto
  • desde luego
  • sin lugar a dudas
  • fuera de toda discusión
  • como 2 y 2 son 4,
  • como 3 y 2 son 5
  • como que me llamo
  • como que hay Dios

Podríamos identificar otras expresiones equivalentes, sin embargo, desde luego es una expresión más breve, sin lugar a dudas es más larga, como dos y dos son cuatro / como tres y dos son cinco hacen uso de elementos numéricos, pero como dos y dos son cuatro es una expresión que sería más frecuente entre los hablantes. Otro ejemplo donde podemos ver la frecuencia de uso sería, por ejemplo, irse al garete, es decir, cuando un plan no sale bien, las estructuras equivalentes serían:

  • irse a la porra
  • irse a pique
  • irse al agua
  • irse al carajo
  • irse al cuerno
  • irse al traste

Del mismo modo, tendríamos que ver cuál de ellas es la expresión más habitual entre los hablantes y tener en cuenta que no todos los hablantes nativos van a estar familiarizados con estas expresiones.

NOCIÓN DE REGISTRO.

  • Caer en saco roto. Sería un registro formal.
  • Irse al garete sería un registro informal y significa “acabar mal”.
  • Caer en saco roto podría equivaler a no servir de nada.

Se podrían utilizar las expresiones como si fueran sinónimas en algunos. Veamos unos ejemplos con unos titulares de periódico:

  • “Un mensaje valiente que no debe caer en saco roto” (El Mundo, 19-06-2014).
  • “Cuando cruzar la calle es ilegal de un país se va al garete” (El País, 15-05-2012).

El registro es otro elemento que debemos tener en cuenta dado que una gran parte de las expresiones que pertenecen al ámbito idiomático proceden de la oralidad y, de hecho, vamos a encontrar muchas de ellas que se inscriben dentro de lo que es la lengua oral, sin embargo, como he explicado al principio, por ejemplo, en el caso de los textos científico técnicos, con el ejemplo de “los datos arrojan luz”, vamos a encontrar expresiones que también se ubican en lo que sería en el lenguaje más formal.

VARIABLE DIATÓPICA O GEOGRÁFICA.

Veamos algunos ejemplos:

  • No tener dinero, estar sin un duro (España).
  • Estar sin un mango (Argentina).
  • En Venezuela, estar limpio, que procede de la expresión más larga que es estar más limpio que talón de la bandera.

Lo mismo sucedería con una expresión como se armó la gorda o se armó la marimorena y que equivale a una gran confusión o un malentendido; en Ecuador, se armó un chivo; en Uruguay y en Argentina, se armó un quilombo.

Como vemos, la variación diatópica o geográfica es otra de las variables que debemos tener en cuenta a la hora de enseñar el componente idiomático de una lengua.

Diez pautas concretas que nos pueden ayudar a maximizar la enseñanza del lenguaje idiomático en el aula.

Antes de ver las pautas, presento un pequeño corpus para mostrar cómo se podría configurar un corpus de este tipo de expresiones.

Primera categoría. Podríamos coger todas esas expresiones relacionadas con la naturaleza, es decir, comidas, animales, árboles, plantas y otros elementos de la naturaleza.

La segunda categoría o nivel podrían ser las expresiones que tienen que ver con el ser humano, por ejemplo, las partes del cuerpo.

Una tercera categoría o nivel podrían ser expresiones idiomáticas que corresponden al entorno del ser humano, las partes de la casa, objetos, ropa, colores etcétera

Un cuarto nivel sería por ejemplo expresiones que se corresponden a lo que es la cultura del ser humano, nacionalidades, lenguas, culturas, personajes de la historia, de la literatura, lugares y tradiciones culturales.

Recorrido bastante lógico sería partir de lo que son los elementos de la naturaleza pasando por el ser humano, ampliándolo a su entorno y, luego, a la cultura.

Un quinto nivel sería, por ejemplo, las expresiones introducidas por las preposiciones: a, con, de, en. Hemos visto el ejemplo de a trancas y barrancas.

Y, por último, podríamos hablar también de los refranes y los proverbios ya clasificados en ámbitos temáticos como por ejemplo, el amor, el trabajo, el dinero, el calendario, el campo y la climatología.

Vamos a ver esas diez pautas que nos pueden ayudar a integrar la enseñanza del componente idiomático en la lengua. En primer lugar, es importante abordar la existencia del componente idiomático en los niveles iniciales. Como todos sabemos que, en los niveles iniciales, una de las primeras cosas que se enseña es ir a un restaurante y pedir comida.

Una buena manera de hacerlo sería integrando locuciones como a la marinera, a la cubana, que tienen ya un significado específico idiomático y que corresponden a diferentes tipos de comida. No hay que esperar a los niveles avanzados para adentrar a los estudiantes en lo que es el componente idiomático, sino que se puede conseguir ya desde los niveles iniciales

Segunda pauta.

Una pauta sería motivar al alumno mediante el reconocimiento de que hacer uso del lenguaje idiomático significa acceder a un mayor dominio de la lengua y de la cultura de una lengua, desde una perspectiva étnica o desde dentro.

Veamos un ejemplo:

<>

En este caso, el componente de medida hace referencia a poca inteligencia y está relacionado con la expresión idiomática. Podríamos explicar que también los dedos se utilizan en español para medir. Por ejemplo, cuando ha nevado: han caído dos dedos de nieve.

Tercera pauta.

Una tercera pauta sería aprovechar un enfoque contrastivo que contribuya a afianzar el aprendizaje del componente sociolingüístico del lenguaje idiomático, así como la estructura morfosintáctica. Hemos visto un ejemplo antes en ser un pez gordo y “to be a fat cat”. Ahora vemos otra expresión en contraste con el inglés:

  • estar entre la espada y la pared
  • to be between the evil and the deep blue sea.

Como se puede observar, tienen semejanzas, pero también diferencias en su composición metafórica.

Cuarta pauta.

Dar a conocer el origen o la etimología de algunas expresiones, para demostrar que el uso del lenguaje idiomático puede estar relacionado con experiencias, creencias, actitudes y valores culturales. Por ejemplo, la expresión en español tener puntualidad británica que guarda relación con la cultura anglosajona.

Quinta pauta.

Mostrar la lógica de muchas de estas expresiones prestando atención a su configuración morfosintáctica, por ejemplo, si alguien dice: me he puesto como una sopa, indudablemente, podríamos suponer que tiene algo que ver con la lluvia. En este caso, podemos usar la representación en imágenes, para potenciar la conexión entre ponerse como una sopa y mojarse por el efecto de la lluvia.

Sexta pauta.

Presentar muestras de lenguaje idiomático de manera sistematizada para favorecer el aprendizaje relacional, ya sea desde un punto de vista temático emocional o nocional. Por ejemplo:

“Aunque no le gustan mucho los niños, parece que a María no le va a quedar más remedio que hacer de … los fines de semana para sacarse un dinerillo”.

  1. cocodrilo
  2. cabra
  3. canguro

Podríamos ver que la relación estaría con el tercer animal aquí, dado que la procesión estaría, de alguna manera, metafóricamente relacionada con la bolsa marsupial que tienen los canguros para llevar a las crías.

Segundo ejemplo:

¡Esto es increíble! Yo no tenía nada que ver en todo este asunto y, al final, me va a tocar a mí pagar el …

  1. pato
  2. oso
  3. cocodrilo

Tendríamos que buscar una estrategia para vincular el origen etimológico de la expresión, porque se dice pagar el pato y no “pagar el oso”, “pagar el cocodrilo”.

Séptima pauta.

Fomentar el desarrollo de estrategias que conduzcan a un correcto almacenamiento de la estructura lingüística completa y a la potenciación del aprendizaje. Por ejemplo:

“El otro día me dijo Fátima que estaba buscando una pamela para combinarla con el bikini, o sea, que me parece que has dado en … con el regalo que le has comprado”.

  1. el reloj
  2. el clavo
  3. el anzuelo

Indudablemente, no costaría mucho establecer la relación entre dar en el clavo y acertar.

“Cuando está en casa de sus padres, se tiene que ir a la biblioteca a estudiar, porque, si no, su hermano pequeño le empieza a dar … con 1000 preguntas, una tras otra”.

  1. la manta
  2. la cama
  3. la lata

Una estrategia que podríamos buscar, tenga o no que ver con la etimología de la expresión, sería imaginarnos a este hermano pequeño golpeando una lata y haciendo ruido, lo cual sería indudablemente muy molesto.

Octava pauta.

Maximizar el aprendizaje del lenguaje idiomático a partir del componente visual. Como vemos en la ilustración, se representa la expresión la avaricia rompe el saco.

2017-06-09.png

Novena pauta.

Utilizar textos auténticos de diferentes tipologías textuales, para mostrar el uso del lenguaje idiomático en contexto.

Décima pauta.

Animar a los estudiantes a que verifiquen el uso de la lengua con herramientas o corpus donde puedan apreciar el uso en contexto del lenguaje idiomático. Por ejemplo, un refrán como: dos que duermen en el mismo colchón, se vuelven de la misma opinión. Lo que podríamos hacer es animar a los estudiantes a que busquen esta expresión, para que, de alguna manera, comprobaran las variables a las que hemos hecho referencia anteriormente.

Conclusiones.

  1. Papel primordial tanto en las prácticas docentes como en el diseño curricular.
  2. Los profesores debemos buscar los mecanismos para exponer y dar acceso a los estudiantes de español a esta parcela del idioma.
  3. Hay que tener en cuenta las peculiaridades asociadas a la adquisición de este tipo de lenguaje que, como hemos comentado, se puede desglosar en la sede de variables.
  4. Es importante reconocer, comprender y utilizar el componente idiomático del idioma, ya que contribuye afianzar el dominio de la competencia lingüística y comunicativa
  5. Es necesario aprovechar toda la investigación lingüística que se ha llevado a cabo sobre fraseología para potenciar la innovación didáctica.

Fuente: PDP ELE 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s