“Enfoques online para la enseñanza del español”


Ponente: Raúl Santiago, Universidad La Rioja.

 

2017-05-26.png

Mi nombre es Raúl Santiago y soy profesor en el Área de Didáctica y Organización Escolar en la Universidad La Rioja, España.

Estoy muy interesado por el tema de las tecnologías aplicadas al aprendizaje y a la formación, en general y, específicamente, al tema de idiomas. En su día fui director del Centro Superior de Idiomas de la Universidad Pública de Navarra y ahí ya hace bastantes años comenzamos con un programa llamado “Programa de Autoaprendizaje Regulado”. De alguna, el alumno, sobre todo, del nivel más alto, utilizaba las tecnologías más apropiadas para evolucionar y desarrollar las necesidades lingüísticas que tuviera en cada momento.

Sigue leyendo

Adaptación de materiales interculturales


Cristina Fernández Peñalver

ASILIM / Universidad Pontificia de Comillas

Perfil.

Cristina Fernández es socia fundadora de ASILIM, una asociación sin ánimo de lucro que, desde 2001, intenta integrar a los migrantes que llegan a Madrid y también tiene formación de profesores de español como lengua extranjera. Cristina también trabaja en la Universidad Pontificia de Comillas, da clase de español para extranjeros y en Tándem Madrid, que es una escuela de idiomas.

Adaptación de materiales interculturales.

¿Cuáles dirías que son las diferencias de estos alumnos con respecto a otros que no han sufrido esta emigración forzosa?

Cuando tú te enfrentas a una clase de español para inmigrantes, hay que tener en cuenta que ellos vienen aquí con una mochila llena de problemas, ¿qué pasa?, que han llegado aquí y han tenido pues que superar muchas cosas que muchos otros estudiantes que vienen a aprender español naturalmente no han tenido. Entonces, todos tenemos nuestras circunstancias personales y naturalmente esas circunstancias siempre afectan al aprendizaje, por tanto, nos encontramos con personas a las que hay que tratar de una manera un poquito diferente, porque ellos ven en la lengua también otro obstáculo: la lengua se convierte en vez de en una oportunidad, en algo hostil que tienen que superar. Son personas que, además de haber superado su paso en patera para llegar aquí o haber superado el muro para saltar la valla, se encuentran que tienen que superar una barrera más, que es el aprendizaje de la lengua. Realmente, la lengua es la primera herramienta que le podemos dar a una persona para que se integre en una sociedad, en eso estamos todos de acuerdo, no hay ninguna discusión posible, pero también nos encontramos que desde las administraciones este concepto no se ve muchas veces, no nos damos cuenta que somos invisibles y decimos muchas veces: pero, bueno, ¿cómo podemos visibilizar nuestro trabajo? Si realmente estamos dando la primera herramienta, ¿por qué no existen ayudas?, ¿por qué no existe realmente un reconocimiento de todos estos profesionales que se están dedicando a la enseñanza del español, no solamente como enseñanza, sino también como afecto?, como posibilidad de encontrar en ese grupo de personas que están compartiendo con ellos la clase, un grupo donde pertenecer.

Tenemos que darnos cuenta de que los inmigrantes, cuando llegan, llegan solos, aunque conozcan a mucha gente, aunque tengan compañeros, aunque estén viviendo en entidades como Cruz Roja, estás solo.

Una labor de las más importantes que tiene que hacer el profesor de español para inmigrantes es conseguir que haya un paso lo más tierno posible del yo al nosotros, conseguir convertir un grupo de gente en un equipo, porque nuestros estudiantes al tener que separarse de una manera tan terrible de sus familiares, sin tener muchas perspectivas. Pierde muchísimo de su sentido de identidad. Hay que potenciar, por un lado, que no pierdan su sentido de identidad, pero también que se sientan bien perteneciendo a un grupo. El sentido de identidad y el sentido de pertenencia es una de las cosas más importantes que tiene el ser humano.

Muchas veces, la creación de materiales que nosotros elaboramos, como nosotros pensamos, los hacemos siempre teniendo en cuenta estos aspectos. Cuando trabajo con los estudiantes de la escuela Tándem o en la universidad, por ejemplo, me doy cuenta de que han dejado su casa, a su madre, etc. Por lo tanto, formar un grupo o equipo es el primer objetivo.

Con respecto precisamente a los materiales, pues muchos no están pensados para estos estudiantes. ¿Qué base metodológica habría detrás de esta adaptación de materiales al contexto de estos estudiantes?

Ha habido muchos intentos de adaptar materiales y muchos intentos de crear materiales exclusivamente para inmigrantes. Desde ASILIM tenemos un poquito de contradicciones en cuanto a estos materiales creados exclusivamente para inmigrantes, porque muchas veces nos damos cuenta de que, con muy buena voluntad, terminamos todos cayendo en el estereotipo, en el prejuicio y, naturalmente, de ahí, en la discriminación. Yo soy partidaria siempre de que el profesor que va a trabajar con inmigrantes tome conciencia de que todo está hecho y que tú eres una persona que tienes que adaptar, dependiendo de cuál es tu grupo meta, entonces, no existe el material perfecto.

Podemos conseguir adaptar, para que ese material que, en este momento, para mí, no es perfecto. Por lo menos, que sea algo que se equipare más con los objetivos que tengo en ese en ese momento. Podemos hacer de una fotocopia todo un ejercicio completo de algo, si eres capaz de verlo con los factores importantes. Uno de los factores más importantes es la empatía a la hora de seleccionar materiales para inmigrantes. Yo creo que es una de las cosas fundamentales, porque realmente muchas veces tenemos que crear materiales incluso para cambiar una actitud, no para que la persona aprenda mejor el presente o aprenda situaciones funcionales de la lengua. Por ejemplo, ese miedo a rellenar documentos. Nuestros estudiantes se enfrentan constantemente con el hecho de rellenar papeles. Si tú eres capaz de hacer un material donde él va a ver que la palabra domicilio significa dónde vives, entonces, le será más fácil hacer sus gestiones. Esa simple asociación

de dos tipos diferentes de decir la misma cosa, a ellos les ayuda mucho a cambiar esa actitud de miedo ante eso que llamamos “los papeles”.

El hecho de positivizar.

Nos hemos encontrado muchos métodos de español para inmigrantes donde todo es terrible. El ejemplo de una persona migrante, que vive aquí y lleva no sé cuántos años en España, no tiene contrato, no tiene nada, tiene dos hijos, incluso, a veces, se cae en el estereotipo de que tiene dos mujeres, una aquí y otra allí. ¿Qué necesidad hay de caer en el estereotipo y de caer en la negatividad?

Luego, positivizar significa cambiar de identidad, llevar a clase disfraces, gorros de diferentes profesiones y que cada uno se ponga un gorro un día y que ese día sea un abogado y mañana un médico y pasado mañana sea un albañil, pero no crear siempre materiales para el desastre y que transmitan mensajes como “es que no voy a salir de aquí”, “es que no voy a tener nunca la oportunidad de avanzar”.

¿Dirías que estos materiales servirían solamente para estudiantes con este contexto o en qué punto presentarían puntos en común con respecto a otros estudiantes que tú tienes en Tándem o en Comillas?

Yo uso todo en todas en todas partes, porque realmente te das cuenta de que el ser humano es un ente, tenemos muchísimos más puntos comunes y diferenciadores. El hecho de potenciar los puntos comunes con la sociedad de acogida ayuda muchísimo a que estos estudiantes se sientan realmente integrados.

Hay una cosa, que es la afectividad, y un profesor puede ser afectivo o puede no ser afectivo, entonces, si tú realmente eliges ser un docente facilitador y afectivo, vas a utilizar siempre unos materiales que faciliten el aprendizaje de tus estudiantes, sean de la nacionalidad que sean. En ese aspecto, realmente la afectividad llega a ser mucho más efectiva que el hecho de ser simplemente un profesor que mantiene una relación distante con el estudiante, y crear materiales ayuda más al profesor que al estudiante, porque eres cada vez más creativo y te ayuda mucho para interactuar con el estudiante.

La metodología es la misma. La metodología es el afecto, crear un espacio de clase donde el estudiante participe en la creación del espacio de clase. El estudiante se levanta, se sienta, pone un cartel y participa. El usar, por ejemplo, técnicas de teatro para que algunos aspectos que, de repente, ves que la clase se te ha enquistado y usas ese elemento teatral, como hacer un mimo.

Entonces, hay que potenciar eso, tenemos muchos más puntos comunes y diferenciadores y, por tanto, tenemos que tratar de no desaprovechar todo lo bueno que ya está hecho. Hay montones de especialistas buenísimos que han escrito libros maravillosos y que han colgado en las redes montones de cosas buenísimas, no se debe desaprovechar.

¿Qué ejemplos de adaptación de materiales para estos contextos nos podrías ofrecer? Cuéntanos un poco qué haces con ellos.

Me gustaría empezar por el aspecto cultural. Como muchas veces no nos damos cuenta de que los aspectos culturales en la clase son muy importantes, me gustaría mostrar este ejercicio que es la adaptación de un material de un libro de español lengua extranjera. Si tienes una clase donde hay personas que no están alfabetizadas y otras que están alfabetizados, y ves esta fotocopia, las imágenes serán en lo primero en lo que se fijarán, no miran otra cosa. Ves que son imágenes y que te pueden servir para decir qué te gusta más, por poner un ejemplo.

2017-05-20 (5).png

Pues, encuentras que aquí está la Torre Eiffel, que está la Torre de Londres, etc. Mis estudiantes nunca han tenido ningún problema en identificar París y Londres, pero llegas y te das cuenta de que un estudiante de Costa de Marfil no tiene ni idea de que esto representa París.

Si te fijas, la última imagen es una cerveza y una copa de vino. Yo tenía dos estudiantes musulmanas y una le preguntó a la otra: ¿qué te gusta más: los helados o el vino? Resulta muy interesante el hecho de las imágenes que hacemos nosotros de las cosas, cuando no las identificamos. Lo que vemos aquí, una jarra de cerveza, pues, es un helado para estas estudiantes. Porque no era normal que su profesora le estuviera pidiendo a ella que preguntara a su compañera musulmana si le gustaba la cerveza o el vino. Nos damos cuenta de que muchos de los materiales están pensados para Occidente, están pensados para nosotros.

Para la adaptación de materiales nos viene muy bien simplemente material real. Por ejemplo, con un billete de cien pesetas, puedo hablar de quién lo usaba, para qué servía, etc., y vas introduciendo un tiempo verbal que te interesa. Otro ejemplo: si haces un ejercicio con una comunidad de vecinos, de alguna manera estás ya diciendo qué se puede y no se puede hacer en una comunidad de vecinos. Nosotros nos hemos encontrado gente que echaba cubos de agua en el suelo y barría con escobas de esparto, porque vienen del desierto. El ejercicio sobre lo que se puede y no se puede hacer produce la impresión de que están aprendiendo también un trasfondo cultural que es muy importante.

Jugando con dados.

2017-05-20 (6).png

Los chinos no tienen una desinencia verbal. Para ellos, era completamente imposible darse cuenta de que si yo digo bebo, soy yo, si bebes, eres tú. Hasta que, por fin, ya desesperada, un día se me ocurrió hacer este dado donde son ellos mismos fotografiados, pero aparecen haciendo una serie de acciones donde todos se dan cuenta de que la acción colectiva, que lo hacemos todos juntos, pues eso se corresponde con “nosotros”.

Es que todos los estudiantes no son iguales, ni nosotros somos iguales ahora. Yo soy completamente visual; auditiva, nada. Todos somos kinestésicos. Porque lo somos desde pequeñitos (un niño aprende tocando), lo que pasa es que luego lo vamos perdiendo. El hecho de que los materiales se puedan tocar es importantísimo. Sirva como ejemplo estos abanicos para formar los verbos. Cada alumno tiene un abanico de verbos. Si tiras el dado y te sale un tres, el alumno tiene que formar la conjugación del verbo hablar, presente de indicativo: yo hablo, tú hablas, él habla, etc. El primero que consigue conjugar el verbo con esto, es el ganador.

2017-05-20 (7).png

Tenemos que darnos cuenta de que también trabajamos con personas que, a lo mejor, son neolectores y neo-escritores, entonces, no siempre van a ganar los que escriben mejor, así también va a ganar el que, a lo mejor, no escribe muy bien y tiene mucha facilidad en las manos. Ese hecho de crear materiales significa crear materiales para que todos puedan participar, todos disfruten de la enseñanza.

“Elaboración de materiales didácticos para el aula ELE” para visualizar.


M.ª José Gelabert

CIESE – Fundación Comillas

Vamos a trabajar la elaboración de materiales didácticos para el aula de ELE y por qué vamos a elaborar estos materiales didácticos. Una de las cuestiones más importantes es por qué nosotros queremos conocer cómo se elabora una secuencia de actividades. En primer lugar, para ver cómo está diseñada en los libros. Son los manuales que los estudiantes tienen en nuestras clases. En segundo lugar, porque, en muchos casos, los estudiantes necesitan perfeccionar, consolidar y mejorar alguno de los puntos que estamos trabajando en clase: léxico, gramática, comprensión auditiva y comprensión lectora. Nosotros, como profesores, queremos que el estudiante consolide solamente esa parte de actividad.

Entonces, nosotros vamos a diseñar estas actividades directamente para ellos. Por lo tanto, el conocer los criterios de cómo se elaboran los materiales en clase nos sirve para cumplir estos dos objetivos. Al diseñar las unidades debemos tener en cuenta que hay que dividirlas en tres partes importantes: la pre-actividad, la actividad en sí misma y la post-actividad.

La pre-actividad.

Es una actividad que nos va a servir para que el estudiante entre en el contenido que le vamos a presentar. ¿Qué significa que entre en el contenido? Que conozca el contenido que pueda motivar el interés del estudiante por conocer ese contenido que le vamos a presentar y también para extraer del estudiante todos aquellos conceptos o conocimientos que él tenga sobre el tema que estamos presentando.

Hay muchos estudiantes que, cuando les presentamos el tema, creen que no saben nada, pero si nosotros diseñamos una serie de preguntas que les motiven y que les haga reflexionar, se dan cuenta que de que ellos conocen muchísimo de este tema. Entonces, vamos sacando toda la información que podamos y ellos se sienten confortables delante del tema y muestran interés para conocer este tema.

Las actividades de esta parte pueden ser elaboradas a través de fotos, de preguntas, a través de un titular, a través de una frase, etc., que entre en el tema, que al estudiante le motive y seamos capaces con las preguntas sacar todos los conocimientos que tengan. El corte de estas actividades debe ser muy visual para que ellos se den cuenta rápidamente de qué se trata y normalmente estas actividades se suelen hacer con una dinámica de pareja o bien en grupo, de manera que todos compartan estos conocimientos.

La segunda parte es la instrucción y la exposición clara y le vamos a dar al trabajo de la actividad.

La instrucción.

La instrucción es muy importante, tiene que ser clara, concreta y concisa, pero eso no significa que tiene que ser corta, puede ser un poco larga, pero que sea concreta y concisa para que los estudiantes sepan bien qué es lo que tiene que hacer y lo que le estamos presentando nosotros en las actividades de la secuencia de actividades. Es importante que el estudiante sepa muy bien lo que está haciendo en cada momento y lo que se le pide que haga en cada momento.

Pero esta segunda actividad de exposición de la actividad vamos a hacer que los estudiantes lean el trabajo que nosotros hemos preparado, para que ellos respondan, actúan, interactúan, etc., todo sobre el trabajo que les estamos preparando, ellos tengan que interactuar, pero antes lo tienen que leer, tienen que saber lo que les pedimos, ¿por qué?, porque cuando nosotros nos ponemos delante de un texto o vamos a ver una película o estamos mirando una revista, sabemos lo que estamos buscando, lo que queremos ver, tenemos un conocimiento previo.

Yo me pongo delante de un texto porque me interesa esa lectura, voy a ver una película, porque mi amigo me ha dicho que esa película es muy buena o porque he leído la crítica, pero siempre tengo algún interés pequeño o grande que me lleva a ver, leer o a escribir la actividad. Si el alumno no tiene este interés, se lo tenemos que dar nosotros, con lo cual, si nosotros le formulamos las preguntas antes de enfrentarse al texto, sea oral, auditivo, gramatical o léxico, sabrá lo que busca y el estudiante verá lo que necesita conocer o saber de este texto.

Si el alumno está preparado para enfrentarse a una actividad, sea de comprensión auditiva, sea de comprensión lectora o no importa el corte que tenga, estará preparado, porque sabrá qué es lo que está buscando cuando él lea, escuche o realice la tarea de léxico. Él sabrá exactamente eso, porque ha leído las preguntas antes, lo que tiene que hacer, lo que debe hacer, por lo tanto, tendremos que hacer una exposición clara del trabajo, para que el alumno lea estas preguntas y una instrucción clara de lo que queremos obtener del alumno en este momento para ayudarle a la comprensión de la tarea o aprender léxico, o lo que nosotros queramos trabajar en este momento.

Texto o tarea a realizar.

Después ofrecemos la tarea o la actividad propia, que consiste en el texto propio o en la audición o en la presentación del léxico a través de imágenes, de listados, etc. El alumno lo lee, lo estudia, lo oye y responde, se centra su interés en aquellas preguntas que nosotros le hemos formulado en la exposición, que sería lo paralelo a lo que nosotros queremos hacer cuando nos enfrentamos a un texto, o sea, que tengo un texto y me voy fijando en las cosas de mi propio interés, pero como no sabemos el interés que tiene el alumno y cada uno tiene un interés diferente, hemos de poner intereses comunes.

Cuando todos tenemos estos intereses comunes es cuando el estudiante puede responder a las preguntas y podemos trabajar en la clase todos hacia el mismo objetivo y cuál es el objetivo el objetivo es el que nosotros nos hemos propuesto para trabajar en la clase, según el nivel del estudiante y según las necesidades específicas de los estudiantes.

2017-05-20.png

Puede ser un objetivo para consolidar algo que el estudiante todavía no domina, que no avanza, que le cuesta o que tiene dificultades. Puede ser un objetivo porque queremos que el estudiante aprenda un poco más allá de lo que, por ejemplo, el manual le presenta, o porque las necesidades del estudiante te lo piden y te lo exige, entonces, éste será el objetivo. Otro objetivo que podemos poner es el objetivo lingüístico, cuestiones lingüísticas que necesita el alumno y queremos que el alumno aprenda. Todo esto está desarrollado en la propia actividad.

La post-actividad.

¿Podemos aprovechar más el texto? Por supuesto, podemos hacerlo mediante lo que se llaman las post-actividades. Entonces, tenemos el texto que hemos leído, el texto que hemos escuchado o el léxico que hemos trabajado y hacemos una serie de actividades que las llamamos post-actividades, porque son después de la actividad principal.

2017-05-20 (1).png

Estas actividades son muy variadas:

  • actividades léxicas y gramaticales,
  • actividades orales,
  • debates,
  • interactuar con diálogos entre los estudiantes.

Puedes hacer una serie de actividades muy amplias para ir cerrando la secuencia que hemos formado:

  1. Pre-actividad.
  2. Exposición.
  3. Actividad propia.
  4. Post-actividad.

Estas post-actividades vamos a diseñarlas de acuerdo con el plan que nosotros nos hemos preparado en nuestro objetivo. ¿Qué queremos?, ¿que del texto, el estudiante aprenda unas reglas gramaticales o las consolide? No hay problema. Les ponemos una actividad sobre reglas gramaticales de acuerdo a lo que el texto presenta.

2017-05-20 (2).png

¿Queremos hacer un debate sobre el tema que se ha presentado? Se organiza un debate y se trabaja la interacción oral que queremos hacer.

¿Un trabajo de escritura? Pues lo mismo, tomamos muestras de la escritura, las planteamos en esa actividad y el estudiante trabaja un texto escrito que después llevará su corrección y su trabajo de post-escrito.

Estas son las post-actividades. Pueden ser muy amplias y estas post-actividades siempre van relacionadas con la actividad central de la secuencia. Entonces, la secuencia es:

  • Pre-actividad
  • La exposición e instrucción del trabajo
  • El trabajo en sí mismo con el texto o lo que queramos presentar
  • Dos o tres actividades o una, para terminar la secuencia de actividades.

Es importante que el profesor controle el tiempo, porque esta secuencia tiene que estar cerrada. No podemos dejar la secuencia a medias y acabar la clase. Todos hemos de ver que todas las actividades que preparamos para esta secuencia las vamos a poder realizar durante el tiempo de clase que tengamos previsto: una hora y media, dos horas, etc.

2017-05-20 (3).png

Al principio del comentario, he dicho que podemos aprender a elaborar materiales. También nos sirve para conocer los manuales de español como lengua extranjera que el profesor trabaja o que tiene en sus manos, ya sea voluntariamente, ya sea obligado por la institución o la escuela donde esté trabajando. Si nosotros sabemos elaborar materiales y sabemos secuenciar estas actividades con el fin de dar una clase trabajando un objetivo en concreto al observar, mirar y trabajar el manual que tengamos delante, veremos claramente cuál es la secuencia de estas actividades, cómo va esta secuencia, cómo se desarrollan estas actividades y en qué momento podemos cortar o en qué momento no podemos cortar. Porque puede que se nos acabe la clase algunas veces y no podemos cortar. Entonces, si nosotros conocemos esta elaboración, podemos prepararnos toda esta secuencia que el autor o autores del manual te han presentado para trabajarla en la clase. Y es cierto que, muchas veces, en los manuales encontramos primero el texto y luego las preguntas.

Es una cuestión de organización, de maquetación, pero que nosotros, como profesores, tenemos que ser conscientes de que primero el estudiante debería leer, ver, saber y conocer las preguntas que íbamos a hacer, para luego enfrentarse al texto.

2017-05-20 (4).png

Vamos a dar algunos consejos para crear directrices sobre la elaboración de las actividades y presentarlas en el aula.

  • Dar nombre a la actividad
  • El tipo de letra y tamaño: siempre poner los títulos y subtítulos en un tamaño diferente para destacarlos y que el alumno centre rápidamente su atención.
  • Escribir la dinámica de la actividad: en parejas, en grupo, solo, etc., para que el estudiante sepa cómo va a actuar delante de esa actividad.
  • La instrucción. Debe ser muy clara, concreta y concisa y sería muy importante destacarla en negrita, para que el estudiante lo vea claramente. Fotos, imágenes, dibujos, siempre alegran mucho las actividades, aparte de que ayuda por supuesto a las comprensiones, dan una imagen mucho más amena a la actividad que nosotros estamos presentando.
  • Si escribimos un texto prestado, es conveniente poner siempre la referencia por si el alumno quiere ir al texto de origen, que pueda siempre llegar a él.
  • Para que toda la unidad quede cerrada, es importante enumerarla de manera correlativamente. Si nosotros acostumbramos a presentar contenidos funcionales o contenidos gramaticales siempre que hacemos las actividades, sería conveniente presentarlos en forma de cuadro, de rectángulo con un formato especial, para que lo estudiantes, cuando se enfrenten a la actividad y vean el formato de cuadro, ya sepan si es un cuadro funcional o un cuadro gramatical.

Y luego puedes añadir todo lo que queráis, que seguro que será muy bienvenido, por parte de los estudiantes.

Creación de material para el examen DELE y su explotación en el aula.


Perfil de Javier Díaz Castromil.

Javier Díaz Castromil

Coach experto en educación.

Soy biólogo de formación y apasionado de esta disciplina, sin embargo nunca he ejercido esta profesión. Ya que la primera vez que viví en el extranjero se cruzó en mi camino la enseñanza de los idiomas.

Desde 2004 he sido profesor de español para extranjeros y he trabajado tanto para instituciones públicas como privadas en España, Italia, Francia, Serbia y Rumanía. Durante más de 5 años he trabajado, tanto como profesor colaborador como interino para el Instituto Cervantes, la entidad dedicada a la promoción y la enseñanza de la cultura y lenguas españolas. He cursado el máster de didáctica de español en la Universidad de La Rioja realizando la memoria final sobre las TIC centrándome, principalmente, en el uso de la Pizarra Digital Interactiva (PDI).

He impartido cursos de formación a profesores del Instituto Cervantes, a profesores de los Colegios Bilingües dependedientes de la Consejería de Educación y docentes universitarios sobre temas como la PDI, TIC, comprensión y expresión escritas, cultura, etc. Además he colaborado en diversos artículos de ELE de las publicaciones varias Consejerías de Educación. Examinador habitual de los exámenes DELE (Diplomas de Español como Lengua Extranjera).

Otra faceta de mi vida relacionada con la formación y comunicación, es como coach, en la que estoy realizando un curso de Experto en la Universidad Rey Juan Carlos. Añadiendo elementos de Inteligencia Emocional (IE) y Programación Neurolingüística (PNL).

Fuente: Linkedin.

El webinar.

cid:image006.jpg@01D26675.1A0A5FE0

Para ver la grabación, haz clic aquí.

Presentación.